El interés compuesto, la fuerza más poderosa del Universo

Se dice que una vez se le preguntó a un tal Albert Einstein que cuál era la fuerza más poderosa del Universo, a lo que él, sin dudarlo, contestó “El interés compuesto”. Pero, ¿Sabes cómo funciona?

Invertir nuestros ahorros es fundamental y debería de hacerse por norma si queremos obtener una buena rentabilidad por ellos, y de esta forma, verlos crecer. Estamos hablando de un efecto multiplicador de nuestra inversión o, visto de otra forma, de un efecto de bola de nieve que hace que según pase el tiempo nuestro capital sea cada vez mayor. Pero mejor empecemos por el principio.

 

La fórmula del interés compuesto

En la fórmula del interés compuesto sólo intervienen 3 datos:

Tu Dinero x (1 + i)n

Para los que no se no se os daba demasiado bien las matemáticas en el colegio (Me incluyo) sería algo como así:

Tu dinero = la cantidad de dinero con la que empiezas a invertir inicialmente.
i = la tasa de interés o rentabilidad que consigues por tu dinero.
n = los años que vas a dejar que tu dinero crezca.

Cuánto puedo llegar a ahorrar 

La mejor forma de verlo es mediante un ejemplo. Vamos a suponer que

Siempre se ha dicho que una imagen vale más que mil palabras, así que veamos mediante un ejemplo cómo el factor tiempo influye en nuestro ahorro. Veamos qué sucede si suponemos una rentabilidad anualizada del 8% durante 12 años e invirtiendo 1000€ cada año.

interés compuesto a 12 años

No, lo que acabas de ver no es un error ni tampoco te estoy vacilando: es el interés compuesto en plena acción. Si inviertes cada año 1.000 euros al 8%, al cabo de 10 años tu dinero habrá crecido hasta 15645 euros, es decir, tu rentabilidad habrá sido de 5.645 euros.

Veamos otro ejemplo:

Vamos a imaginar que tenemos unos ahorros de 10.000 euros y decidimos invertirlos en un producto financiero que nos proporciona un 10% de interés anual, que no está nada mal. Si os pregunto cuando habremos ganado al cabo de dos años, la respuesta habitual es 12.000 euros, correspondiente a 1.000 euros de beneficio cada año, pero esto no es correcto.

Si los intereses generados el primer año se añaden al capital inicial (la magia del interés compuesto), el segundo año tendremos un capital inicial de 11.000 euros. Si sobre este aplicamos un 10% de interés obtendremos una rentabilidad de 1.100 euros, por lo que nuestro nuevo capital será de 12.100 euros. Hemos añadido 100 euros extra de beneficio sobre el primer año, 310 euros extra sobre el segundo año, 641 euros extra sobre el tercer año… ¿Lo pilláis? Ahí radica la fuerza del interés compuesto.

interés compuesto a 10 años

Si inviertes 10.000 euros al 10%, al cabo de 10 años tu dinero habrá crecido hasta 25.935, 42 euros, es decir, tu rentabilidad habrá sido de casi 16.000 euros.

Lógicamente, cuanto antes se empiece más beneficios se obtienen.

Conclusión: ¿A que esperas para empezar? Pásate por la sección «Por donde empezar» de la web y cambia la perspectiva de tu vida!!

Deja un comentario

Share via
Copy link
Powered by Social Snap